3 normas básicas para emprendedores

No hay manera de evitarlo. Las nuevas empresas tienen sus riesgos. Pero eso es lo que las hace divertidos. El espíritu emprendedor es la prueba definitiva en el crecimiento personal. Cuando tienes éxito, aprendes. Cuando fallas, aprendes aún más.

Sin embargo, es el miedo al fracaso, lo que obliga a la gente a renunciar a sus sueños antes de que realmente hayan tenido la oportunidad de empezar. Teniendo en cuenta que algunos estudios pronostican que las tasas de fracaso de arranque estarán entorno al 92%, la idea de iniciar un negocio es aterradora, ¿por qué renunciar a la estabilidad de una trayectoria profesional probada para seguir un camino incierto?

Puesta en marcha
Lo que muchos fundadores no se dan cuenta es que el camino hacia el éxito empresarial a menudo es escarpado. Algunos de los emprendimientos más exitosos de la actualidad, tomaron años hacerse grandes. Redfin, un popular sitio web de bienes raíces, sobrevivió a una de las mayores recesiones económicas en la historia de los Estados Unidos.

Con el inicio promedio de 7 años para arrancar, el viaje emprendedor es un viaje a largo plazo. No hay manera de predecir el futuro, pero es posible aprender de las experiencias de otros. Aquí hay tres reglas básicas a tomar en cuenta antes de emprender:

1) La experiencia es un activo

Las mejores empresas del mundo son aquellas que abordan puntos específicos en cuanto a problemas o necesidades. Es por eso que es importante para los fundadores de startup tener una comprensión del espacio que están abordando.

Este conocimiento puede venir de la experiencia de un trabajo anterior o de una investigación cualitativa extensa. Independientemente de cómo se haya obtenido, es básico poseer algo de experiencia en el sector.

2) Las cosas no van a ser fáciles

Incluso los más inteligentes, los más experimentados, los más talentosos han tenido muchos obstáculos. En ese momento, las situaciones pueden resultar estresantes y abrumadoras. La mejor manera de prepararse es esperar que la niebla sea una parte normal del proceso.

“Hay diseños que están cerca, pero aún no están ahí”, explica el fundador de Basecamp, Jason Fried, para el Blog de 37Signals.

“Hay conflictos evidentes que tendrán que ser resueltos. Hay cosas persistentes que te confunden o te molestan, pero sabes que eventualmente se resolverán. Eventualmente encontrarás la manera correcta de hacer algo con lo que has estado luchando. ”

Los desafíos difíciles no desaparecerán. Pero los empresarios inteligentes pueden tomar medidas para superarlos. La paciencia, la persistencia y el optimismo son la clave.

3) La visión impulsa el progreso

Es desafiante para los fundadores ver más allá de su futuro inmediato. Entre caídas de flujo de efectivo, metas de adquisición de clientes y demandas de crecimiento, el futuro puede sentirse como un sueño lejano. Con el tiempo, sin embargo, las pequeñas decisiones contribuyen a los grandes resultados.

Es por eso que la fundadora de Zirtual, Maren Kate Donovan, anima a los emprendedores novatos a mantener sus grandes sueños cerca de sus operaciones diarias. En su blog, ella cuenta lo tonta que se sentía diciéndole a la gente que quería construir una compañía de $100 millones. Pero mirando hacia atrás, ella está “contenta porque lo hizo”, y aquí está el motivo:

“Me obligó a pensar en términos de escala, porque si yo quería llegar a ese número, yo sabía que tendría que hacer las cosas de manera diferente desde el principio.”

“Ya no me importa hacer grandes márgenes de beneficio, en lugar de eso sólo quiero ofrecer un servicio increíble y proporcionar trabajos a personas increíbles”, dice Donovan.

 

 

Published by